Dime cómo piensas y te diré cuánto vas a sufrir con el Brexit: 3 claves para tomar decisiones sobre tus finanzas.

¿Por qué cuando los mercados financieros caen con tanta fuerza como lo están haciendo desde que supimos los resultados del Brexit los inversores van corriendo a su banco y dan orden de vender como si se acabase el mundo?

Estos días y para preparar mi ponencia en el I Foro de Inversión y Finanzas Personales estoy leyendo el libro “Estrategias de inversión a contracorriente” de David Dreman, que dice “haz lo contrario del mercado y triunfa”. Este libro, un clásico de la inversión, trata en tres de sus capítulos el comportamiento de los inversores en distintas situaciones del mercado. No voy aquí a resumiros esos tres capítulos, lo que a mí me interesa es compartir con vosotros un resumen sobre los comportamientos irracionales en situaciones de incertidumbre como la actual, y el daño que esto hace al ahorro a largo plazo si se toman decisiones erróneas a corto.

warren-buffett

En los años 70, el psicólogo Daniel Kanheman conjuntamente con otros colegas como Amos Tversky, Paul Slovic o  Vernon Smith, economista, iniciaron una serie de estudios para tratar de determinar por qué los inversores se comportan de forma irracional en momentos en los que se debería hacer justo lo contrario, lo que hoy día conocemos como “finanzas conductuales”.

Es llamativo y relevante para entender la calidad de los estudios de Kahneman que fuera galardonado con el premio Nobel de economía en el año 2002 siendo psicólogo de profesión.

 ¿Entonces por qué cuando los mercados financieros caen con tanta fuerza como lo están haciendo hoy los inversores van corriendo a su banco y dan orden de vender como si se acabase el mundo?

Según los psicólogos, la respuesta está en el modo en que tomamos las decisiones. Ya que podemos hacerlo basándonos en dos criterios, los sentimientos, o los datos.

A las decisiones tomadas según los sentimientos, es decir, lo hago así porque “siento” que es lo correcto, se las conoce como decisiones emotivas y se relacionan con nuestro lado derecho del cerebro, el lado emotivo, ligado a la parte SENSORIAL. Todo lo que no puede definirse con palabras. Este hemisferio, percibe señales, signos, metáforas y significados ocultos de las cosas. Nos acerca directamente a la dimensión emocional y espiritual de la condición humana, hasta el punto de permitirnos sentir la parte inmaterial de las cosas.

El segundo criterio para tomar decisiones es hacerlo basándome en los en los datos y el análisis, es decir, “me lo pienso” y después decido. Estas son las llamadas decisiones racionales y entra en juego nuestro lado izquierdo del cerebro. Que es el RESPONSABLE del lenguaje verbal, la resolución de problemas matemáticos, el pensamiento racional y la memoria. Almacena información teórica y numérica, y se encarga de estructurar, ordenar y planificar. Se rige por normas, reglas, leyes, y trata de encontrar certezas y resultados en todo cuanto realiza.

Los psicólogos han evidenciado que las decisiones emotivas son tomadas en más ocasiones que las racionales ya que requieren de un menor esfuerzo al procesar la información mayoritariamente usando el método de síntesis, componiendo o formando la información a partir de sus elementos, a un conjunto o ante un peligro. El hombre primitivo utilizaba el cerebro emotivo en el 99% de las decisiones que tomaba, por motivos de supervivencia.

Volviendo al tema de las inversiones, Daniel Kanheman, y otros colegas suyos, descubrieron una serie de sesgos de conducta, basados precisamente en decisiones irracionales o emotivas que perjudican gravemente las inversiones. Conocerlas y gestionarlas ayuda a no cometer errores y sentirse seguro en momentos de incertidumbre, de lo contrario sufrimos enormemente.

Veamos algunos de esos sesgos conductuales y valoremos que es lo mejor para nosotros y para nuestro dinero conociendo esta realidad.

1.- SESGO DE DURABILIDAD:

images (4)Tiene su origen en nuestra tendencia a sobreestimar la duración del efecto que un evento positivo o negativo tendrá sobre nuestras inversiones. 

Al final os enseñaré un caso real sobre el mercado de renta variable europeo, donde podéis comprobar cuanto tiempo tardó el mercado en recuperar la caída del año 2008 (la más importante en los últimos 75 años) y veréis que dura menos de lo que inicialmente pensaban tanto los profesionales como los inversores.

En caso del Brexit seguramente se escribirán ríos de tinta, con todo tipo de pronósticos, más pesimistas o menos, pero al final, una vez más veremos que durará mucho menos de como se ve en caliente.

2.- SESGO DE INSENSIBILIDAD A LA PROBABILIDAD:

dadosVarios catedráticos americanos llevaron a cabo un interesante estudio que reveló que cuando alguien cree que va a ganar con la lotería, sus apuestas y sus expectativas sobre las posibilidades de ganar tienden a ser similares, con independencia de que la probabilidad de ganar sea por ejemplo de 1 entre 85.000 en el caso del gordo de Navidad. Si tiene la impresión que va a ganar (por ejemplo, pensando que hace muchos años que no cae en esta administración) tiene propensión a gastar más y sin embargo las probabilidades de ganar siguen siendo igual de bajas.

En nuestro caso ocurre al revés, las probabilidades de éxito cuando los mercados caen tanto son mucho más altas, y si, como dice el profesorJeremy Siegel, los mercados están baratos, esta caída los pone más baratos todavía, lo que ocurre es que tenemos que conocer y ser conscientes de que debemos analizar la situación de forma racional, analizar los datos, ver cómo nos afectan de verdad y dando el tiempo necesario para obtener los resultados. Por ejemplo, el mercado español hasta el jueves estaba cotizando a un PER 17,70 (PER es el precio dividido el beneficio esperado y nos dice que rentabilidad esperamos a largo plazo), es decir una rentabilidad esperada del 5,65%. Invirtiendo el lunes el retorno potencial en forma de rentabilidad esperada es del 6,03%, casi cuatro veces el rendimiento de la renta fija española a 10 años, que está en el 1,65%.

3.- SESGO DE NO COMPRENSIÓN DEL PRINCIPIO DE REGRESIÓN A LA MEDIA:

images (6)Este es un error de apreciación muy interesante a analizar y es que, una cosa es lo que intuimos que puede pasar y otra cosa es lo que siempre pasa, porque la ley de las probabilidades lo confirman. Esto lo descubrió hace más de 100 años Sir Francis Galton, estadísta inglés, al estudiar la altura de los hombres, Galton descubrió que normalmente los hombres más altos tenían hijos más bajos y los hombres más bajos hijos más altos. En ambos casos la altura de los hijos era menos extrema que la de los padres. En resumen, la altura de los hijos regresaba a la altura media de la población, y a este fenómeno estadístico se le bautizó como regresión. Esta regresión a la media se da en todos los ámbitos, el fútbol (las malas rachas, y que se lo digan al Barcelona este año), los ejercicios de vuelo de los pilotos (demostrado por Daniel Kanheman en uno de sus estudios), los padres sobresalientes y los hijos normales, etc., etc., pues bien, en los mercados financieros ocurre lo mismo.


Cuando hacemos una inversión hay dos parámetros que establecemos, mejor dicho, tres y hasta cuatro cuando se trata de planificación financiera, es decir: Objetivo (vital y financiero), horizonte temporal(plazo al que necesitaré el dinero), rentabilidad esperada (la rentabilidad media anual que creemos obtendremos) y la volatilidad (variabilidad anual de la rentabilidad que también aceptamos para conseguir esa rentabilidad esperada).

Observemos con atención el gráfico siguiente realizado por JPMORGAN con las rentabilidades del MSCI Europe index desde hace 37 años, y fijémonos en particular en lo que ha pasado en los años posteriores a una rentabilidad extrema, es decir, que se haya salido de lo normal, entendiendo como normal que entre un año positivo y otro negativo las rentabilidades se muevan dentro de la volatilidad aceptada al inicio de la inversión.

 

La rentabilidad media anual en estos 37 años ha sido del 8,89% (línea verde central), y para obtenerla hubo que aceptar una volatilidad del 18% (líneas azules). 

En el gráfico podemos observar que cada vez que la rentabilidad se salió por encima o por debajo de la volatilidad (línea azul) han sido momentos interesantes para comprar o para vender, es decir, justo al revés de cómo se comportan la mayoría de los inversores, ¿por qué? Porque no se es consciente del principio de regresión a la media, y el caso extremo lo tenéis en la caída del 2008, de las peores caídas en los últimos 75 años.

En conclusión, no nos dejemos guiar por el entorno, analicemos la situación y aprovechemos la situación nueva que se presentará a partir del lunes, porque pasado un tiempo la rentabilidad de nuestros fondos regresarán a la media.

Recuerda:   

“Para que una persona pueda vender, tiene que haber alguien del otro lado dispuesto a comprar.”

 

Saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: